Afonía

El término disfonía se refiere en sentido genérico a todas las alteraciones, cualitativas o cuantitativas, que afectan a la voz.
La ronquera puede ser temporal o crónica y tener un origen estructural o funcional. Las causas orgánicas incluyen inflamación de la laringe, malformaciones congénitas, presencia de formaciones tumorales o alteraciones de uno o más órganos relacionados con la función fonatoria (cuerdas vocales, nariz, boca, lengua, faringe, laringe, tráquea) y traumatismos. Las causas funcionales incluyen el uso excesivo de la voz y la ronquera idiopática (sin causa aparente).
La ronquera puede ir acompañada de una sensación dolorosa o incómoda al hablar.

 

¿Qué enfermedades pueden estar asociadas con la ronquera?

Las enfermedades que pueden estar asociadas con la ronquera incluyen las siguientes:

  • Botulismo
  • Quiste
  • Coto
  • Laringitis
  • Nódulos
  • pólipos
  • Esclerosis múltiple
  • Tétanos
  • Tumores de la laringe
  • Tumores de otros órganos relacionados con la función fonatoria
  • Trauma

Recuerda que la lista no es exhaustiva y siempre es bueno pedir consejo a tu médico, especialmente si el trastorno persiste durante varios días.

 

¿Cuáles son los remedios para la ronquera?

Si tiene ronquera, es importante averiguar la causa subyacente para resolver la afección. En general, se puede afirmar que, para favorecer una recuperación más rápida de la ronquera, la ayuda puede provenir de la eliminación de conductas poco virtuosas como el tabaquismo y el consumo de alcohol. Por otro lado, se recomienda una buena hidratación y reposo del aparato fonatorio durante al menos dos o tres días (sin hablar ni susurrar).
El tratamiento de la ronquera varía según la patología subyacente. Hay tres enfoques que se pueden utilizar (solo con opinión previa y bajo supervisión médica):

  • farmacológica, dirigida a la administración de medicamentos (antiinflamatorios, antibióticos, antiácidos, etc.) según la causa desencadenante
  • logopeda, para aprender a usar mejor la voz y evitar su abuso
  • quirúrgico, para extirpar cualquier formación (tumores, pólipos, nódulos, quistes) responsable de la ronquera

 

¿Con ronquera cuándo contactar a su médico?

En caso de traumatismo y en presencia de alguna de las patologías asociadas (ver listado de patologías asociadas).